Top Peliculas Series The Walking Dead Temporada 8

La excepción a la regla
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 5,2
Género:

Drama/ Romance

País: USA
Duración: 126 min.
Año: 2016
Director: Warren Beatty
Reparto:
Alden Ehrenreich, Lily Collins, Warren Beatty, Haley Bennett, Candice Bergen, Martin Sheen, Taissa Farmiga, Alec Baldwin, Matthew Broderick, Ed Harris, Annette Bening, Oliver Platt, Amy Madigan, Steve Coogan, Patrick Fischler, Caitlin Carver

Opción 4 Trailer

La excepción a la regla

Rules Don't Apply

Hollywood, año 1958. La joven baptista Marla Mabrey (Lily Collins) llega desde una pequeña población del medio oeste a Los Angeles para trabajar para el magnate y millonario Howard Hughes (Beatty). En el aeropuerto conoce al chófer de su jefe, el joven Frank Forbes (Alden Ehrenreich), que apenas lleva dos semanas trabajando y resulta ser una persona también muy religiosa. Su inmediata atracción mutua pondrá sus convicciones a prueba además de romper la regla número 1 del Sr. Hughes: está prohibido que sus empleados intimen con sus actrices. La excepción a la regla

Critica:

A la hora de mencionar a Howard Hughes, seguramente todo el mundo recordará lo obvio.
Que fue un magnate filántropo, aviador incansable, genio mecánico y nosecuántas cosas más, todas esas facetas excelentemente recopiladas en las miles de biografías que se han intentado acercar a su leyenda. Es un legado justo, y necesario, por el considerable impulso que dió al siglo pasado.
Sin embargo, y pese a que él seguramente intentó evitarlo, hubo gente que vió más allá de esa fachada. Los asistentes que convivieron con él, las chicas que se dejaron seducir por él y los pocos jefazos que pudieron acercársele probablemente cuenten una historia muy distinta, que nunca se podrá encontrar en ningún libro.

‘La Excepción a la Regla’ es un intento de darles voz a esas personas, desde la trastienda del multimillonario, en sus últimos años de vida en los que apenas sentía ni padecía.
Precisamente, al inicio, una cita de Howard Hughes menciona “nunca consultes un hecho interesante”: nada más apropiado entonces que alejarse de la fanfarria que le rodea, el exagerado circo que se ha montado alrededor de él, y fijar la vista en su modesto chófer y una de las miles de aspirantes a actriz que contrató, diminutas estrellas de su monumental constelación.
Frank Forbes y Marla Mabrey acaban de salir al mundo, como quien dice, y su entusiasmo y esperanzas reposan bajo el intimidante ala de Hughes, que bien podría ser su definitivo impulso a la vida que siempre han deseado. Qué bello es el fuego de la juventud, sobre todo cuando florece opuesto al principio de la decadencia.

Frank y Marla se pasan los días rodeados de radios clamando las hazañas de gigantes, potentados millonarios que cambiaban la faz de la Tierra, y ellos mismos no paran de hablar del rey de reyes, Howard Hughes, que parece ser que les ha tendido la mano desde el cielo. El deseo de conocerle por parte de ambos casi podría ser el deseo de tener una prueba de que Dios existe, de que los sueños se pueden cumplir, de que todo va a encajar en sus sencillas y ajetreadas rutinas.
Pero pasan cosas cuando sucede el encuentro. Al millonario siempre se le dió bien desafiar las expectativas, y es por eso que cuando se encuentra con ambos por separado se trata de citas extrañamente incómodas, donde Frank y Marla se esfuerzan por complacer al icono de la vieja guardia que tienen ante él. Y a la hora de comparar sus experiencias, a ninguno se le ocurre mencionar que no era lo que esperaban, porque no conocen nada más, aunque el espectador si pueda advertir una pizca de sospecha por ese poderoso benefactor que no parece especialmente cómodo en el papel de padre y mentor.
Los medios siguen hablando de su demencia, de sus aviones experimentales, mientras los jóvenes viven en otro mundo, uno en el que han empezado a conseguir lo que quieren y quien lo ha conseguido todo en la vida les ha dado una palmadita en la espalda, al contrario que los otros muchos que se han quedado por el camino.

Sin embargo, no solo el retrato de Hughes es fascinante en ‘La Excepción a la Regla’: en el fondo, esta historia habla de la vieja guardia, simbolizada en ese envejecido y demente millonario, que no deja avanzar a la sangre nueva la cual forzosamente ha de sustituirle.
Por eso Howard no deja de citarse con jovencitas, todos sabemos para qué intenciones. Por eso tampoco deja de dar las convenientes palmaditas en la espalda, consciente de que sigue siendo el héroe que era para los que no tienen la desdicha de compartir su edad.
Hablándonos del magnate, la película llega a contarnos otra cosa, el relevo generacional que se resistía a salir de su caparazón, y buscaba por todos los medios adherirse a un pasado marchito, en lugar de construir un futuro juntos.

El romance de Frank y Marla es desvergonzadamente clásico, Warren Beatty se lo pasa como nunca resaltando su tragedia con la infaltable música instrumental, pero a la vez es el retrato de dos soñadores no admitiéndose que su sueño les decepcionó.
Howard Hughes estará en su cama rodeada por una cortina, escuchando al mundo pendiente de su respuesta, decrépito y acabado, pero todavía tendrá influencia en esas vidas que se negaron a florecer, creyendo que el único camino era el que dictaba él. Y Warren Beatty está especialmente portentoso, admitiendo que ha perdido la partida, y es hora de dejar de ser el joven que siempre quiso ser, el padre que nunca estuvo y el icono que ya no es.

Una insospechada debilidad, que abre la puerta a una nueva oportunidad.
La excepción a la regla del siglo pasado se hace a un lado.
Es hora de admitir que el futuro pertenece a las nuevas excepciones.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"